Encod.org
Europe


MEMBRECIA DE ORO


MEMBRECIA ROJA


MEMBRECIA VERDE

CANNABIS MAGAZINE
ZRK.SI - Cannabis regulation institute Slovenia
LES AMIS DU CSCF
TREE OF LIFE - AMSTERDAM CANNABIS SOCIAL CLUB
Hanfinstitut
DEUTSCHER HANF VERBAND (DHV)
KARACHALIOS TRYFON
JAN VINDHEIM
CLUB SOCIAL DE CANNABIS DE GRAZALEMA
PLANTA SUR DISTRIBUCIONES
MUNDO ANTIPROHIBICIONISTA
Asociación Hempower
FORENINGEN FOR HUMAN NARKOPOLITIKK
NIEK SPRAKEL
ANTONIU LLORT SUÁREZ
COLLETTIVO INFOSHOCK TORINO
CHANVRE-INFO
COFFEESHOP COLOSSEUM
VERBOND VOOR OPHEFFING CANNABISVERBOD
PETER WEBSTER
ORGANIC EARTH
FIELDS OF GREEN FOR ALL
IRKA
SIBARITAS MEDCAN
CHANVRE ET LIBERTÉS
PANNAGH
LIGNE BLANCHE
VLOS
Marco Moscatelli
DRUSTVO AREAL
Associazione Culturale Tuanis - Canapamundi
ARGE CANNA
NEAR DARK GMBH
GUILLAUME CAGNON
LUKAS HURT
COL.CAN.CAN
LOS AMIGOS DE LA HOJA DE COCA
DE VERDAMPER
JEAN-MICHEL RODRIGUEZ
SNARROTIN - ICLU
GROWERLINE
Asociacion Cannabica 4/20
CANNAWEB.CH
HENK DORRESTIJN, NETHERLANDS

MEMBERSHIP / ver todos

 
Publicado el 1ro de octubre de 2010  por encod

BOLETIN ENCOD 68

BOLETIN ENCOD SOBRE POLITICAS DE DROGAS EN EUROPA

NR 68 OCTUBRE DE 2010

LAS DROGAS DESDE UN PUNTO DE VISTA JURÍDICO



Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [italiano] [Nederlands] [français] [Deutsch]





El concepto de drogas desde un punto de vista jurídico, no es tema pacífico. Ello se deriva de los intereses económicos y sociales que a lo largo de nuestra historia moderna han provocado una interpretación sesgada, la cual promueve determinadas sustancias legales, mientras otras, al ilegalizarse, han pasado a formar parte de la clandestinidad y la economía sumergida.

La “Guerra contra las drogas” tiene su origen cuando a principios del S. XX EEUU comienza su particular cruzada contra el cannabis. A partir de ahí, las Convenciones y Tratados Internacionales han ido dibujando un panorama de persecución y criminalización que aún no ha cesado en nuestros días.

Para llevar a cabo estas políticas, se requiere la creación de todo un aparato represor dedicado fundamentalmente a la persecución de la producción, el comercio y el consumo de algunas drogas. Siguiendo las políticas marcadas internacionalmente, cada país está destinando gran parte de sus fondos públicos a perseguir y criminalizar, en detrimento del desarrollo de políticas eficaces de prevención, tratamiento y reducción del daño. Sin embargo, toda esta inversión dirigida a acabar con la sustancia, no está consiguiendo cumplir los objetivos manifiestos de proteger la salud de la ciudadanía, mediante la reducción de la oferta y la demanda de ciertas drogas; muy al contrario, las incautaciones sólo alcanzan pequeños porcentajes de las drogas que realmente circulan en el mercado negro.

Esto ha traído como consecuencia directa que llevemos más de 20 años con las cárceles llenas de personas dependientes a drogas ilegalizadas o personas que están por delitos relacionados con dichas sustancias. Y sin embargo, los datos oficiales sobre consumo y tráfico de drogas no arrojan resultados que animen a seguir en esta dirección. Se puede decir sin miedo a equivocarse, que la actual política sobre drogas ha fracasado y no ha hecho más que agudizar los problemas existentes con la estigmatización y marginalidad que generan.

Hay que ser coherentes y plantear alternativas. Para que el actual consumo de drogas no siga causando tanto estrago en las personas, sus familias y barrios, es necesario controlar el consumo desde una perspectiva plural. La puesta en marcha de Centros de Encuentro y Acogida, que incluyan salas de consumo higiénico, la dispensación controlada y el control de la calidad de la sustancia misma ó la educación en el conocimiento y prevención, son algunos de medios necesarios para combatir problemas de drogas.

A pesar de poner en peligro todos esos principios jurídicos y derechos individuales propios del Estado de Derecho, esta forma represiva de regular las drogas no beneficia a las personas drogodependientes ni a quienes entran en contacto con las drogas ilegales por primera vez, pues, sabemos que la clandestinidad de la sustancia lleva al/la consumidor/a a acercarse al mundo delincuencial y a exponerse a las redes mafiosas sin escrúpulos, además de no contar con las medidas sanitarias mínimas con las que cuentan otras sustancias legales, lo que acarrea otros tantos problemas sanitarios como todos/as conocemos.

Para obtener la suspensión de sanciones un consumidor necesita someterse a tratamiento. En relación al tratamiento, concluimos lo siguiente:

1.- El tratamiento puede consistir en “visitas concertadas y periódicas al centro o servicio determinado”, por tanto, no tiene por qué tratarse de un tratamiento en régimen de internamiento, sino que, por el contrario, puede consistir en tratamiento en régimen ambulatorio. En la práctica ello no está ofreciendo problemas en su aplicación.

2.- La duración del tratamiento, debe establecerse según las indicaciones de los/as profesionales/as especialistas en la materia y no, de manera unilateral, por la administración competente, desoyendo a los/as expertos/as.

El consumo o tenencia para el consumo de drogas no debe perseguirse ni penal ni administrativamente, pero en caso de perseguirse, nos parece acertado ofrecer la posibilidad de librarse de la sanción a aquellos/as consumidores/as que se comprometan a abandonar el consumo.
La finalidad de la suspensión debe ser claramente resocializadora, buscando mediante la flexibilización de la aplicación de la Ley para favorecer a quien consume determinadas sustancias nocivas para su propia salud.

No obstante abogamos por la derogación de esta norma sancionadora de manera que no se persiga más a las personas por el simple hecho de ser consumidoras de drogas ilegalizadas, pues el hecho de portar sustancias para el autoconsumo o consumirlas sin molestar al resto de los ciudadanos/as no merece el menor reproche.

Por: Federación Enlace

Este boletín es un resumen de un artículo publicado en el sitio web de la Federación Enlace




P.-S.

ENCOD NECESITA SU APOYO:

Cuenta corriente nº: 0081-0193-81-0001263736

Banco Sabadell

Gran Vía de les Corts Catalanes, 549

08011 Barcelona

IMPORTANTE: Al hacer el ingreso, poner en CONCEPTO: "Apoyo para ENCOD"


Share |



Comentar este artículo


The European Coalition for Just and Effective Drug Policies, is a pan-European network of currently 160 NGO’s and individual experts involved in the drug issue on a daily base. We are the European section of an International Coalition, which consists of more than 400 NGOs from around the world that have adhered to a Manifesto for Just and Effective Drug Policies (established in 1998). Among our members are organisations of cannabis and other drug users, of health workers, researchers, grassroot activists as well as companies.


E-mail Secretariat: office (at) encod.org Privacy: Updated August 2017
© Encod.org 2014 :: Design by: Navetrece.com