Encod.org
Europe


MEMBRECIA DE ORO


MEMBRECIA ROJA


MEMBRECIA VERDE

GUILLAUME CAGNON
BUSHKA BRYNDOVA
Assonabis
MDHG BELANGENVERENIGING DRUGGEBRUIKERS
JAN VINDHEIM
BUNDESVERBAND DER ELTERN UND ANGEHÖRIGEN FÜR AKZEPTIERENDE DROGENARBEIT e.V.
FELIPE MEBARAK CHADID
SNARROTIN - ICLU
CANNABIS MAGAZINE
CANNAWEB.CH
PAZIENTI IMPAZIENTI CANNABIS (PIC)
ALCHIMIAWEB
Richard Rainsford
CHANVRE-INFO
CANAPA INFO POINT
Manuel Fernandez
Andrej Kurnik
SANTYERBASI GROWSHOPS
ACMEFUER
LIAISON ANTIPROHIBITIONISTE
ALICE PROJECT
ALBO SHANTI
DINAFEM
Coffeeshop Pink
Asociacion Cannabica 4/20
INEIDFO GmbH, GERMANY
OVERGROW.IT
CANNACLOPEDIA
GROWERLINE
CLUB SOCIAL DE CANNABIS DE GRAZALEMA
ASSOCIACIÓ KALI CLUB
SCALVENZI MATTEO
ALEXANDRA TARRAGONI MAILLARD
DRUSTVO AREAL
FAC
ARGE CANNA
DEUTSCHER HANF VERBAND (DHV)
MOUNTAIN HIGH
AUGUST DE LOOR
EASY GOING
FORENINGEN FOR HUMAN NARKOPOLITIKK
Tricomaria.com
Associazione Culturale Tuanis - Canapamundi
COL.CAN.CAN

MEMBERSHIP / ver todos

 
Publicado el 29 de febrero de 2016  por encod

Boletín Encod 133

BOLETIN ENCOD BULLETIN SOBRE POLÍTICAS DE DROGAS EN EUROPA

MARZO DE 2016

Políticas de drogas, prohibición y dignidad humana



Todas las versiones de este artículo: [English] [italiano] [Español] [Português] [Nederlands] [Deutsch]




Ver en línea : Encod

Durante el curso de los años las drogas más comúnmente utilizadas cambian. Y cambian la cultura, los comportamientos, el ambiente de los consumidores. También hay un cambio en la percepción social del consumo de drogas (o, al menos, de algunas de ellas). Sólo una cosa no ha cambiado desde 1950: la decisión política de abordar el tema de las drogas con un enfoque rígidamente prohibicionista. Sin embargo, el fracaso de la estrategia de la prohibición ha sido universalmente reconocido.

En las últimas décadas, el número de países de consumo ha crecido, así como la cantidad de sustancias que se consumen, el número de consumidores de drogas (ocasionales, habituales o crónicos), las áreas de distribución (llegando a un punto en que las drogas son los productos básicos más fácilmente disponibles, incluso durante la noche y el día, para los que conocen el mercado).

Por lo tanto, la siguiente pregunta se vuelve obligatoria: ¿existe una alternativa a este fracaso, una que podría hacer frente a los fenómenos que induce en términos de sufrimiento personal y costes sociales? Para responder a esta pregunta tenemos que renunciar a las simplificaciones y examinar la situación (con la lógica y un lenguaje sencillo).

En primer lugar una consideración. La legislación en materia de drogas y su uso no ha sido siempre como lo es hoy. En Italia, la ley del 18 de febrero de 1923, número 396 (el punto de partida de la regulación del sector y que, de manera significativa, tiene una sección de "Medidas para la represión del tráfico abusivo de sustancias con acción narcótica") no castiga el consumo individual de las drogas, pero sanciona, y de una manera bastante ligera, los actos de "consumo en grupo" y "tráfico ilícito". Esta configuración se sometió a cambios notables con el código penal de 1938 (aun en el tiempo de la ideología autoritaria y fascista), introduciendo los delitos de "comercio clandestino de estupefacientes", y "facilitación penal del consumo y la venta a menores de 16 por farmacéuticos", pero no tuvo en cuenta el consumo individual, limitando a castigar como a una ofensa administrativa - en el artículo 729 que ahora se ha suprimido - los que fueran "atrapados en un lugar público o en círculos privados, en un estado de "alteración psíquica pesada debido al abuso de sustancias estupefacientes ».

El uso de drogas, no sólo por los sectores de élite (los famosos "literatos y farmacéuticos"), pero de una manera más inclusiva entre las clases sociales, también fue tolerado y, de hecho, formó parte de los hábitos usuales. La indiferencia institucional sólo proporcionó intervenciones represivas (de un tipo muy moderada) cuando el consumidor de drogas perturbaba el orden público o la paz de terceras personas.

Sustancialmente nada en la ley de drogas era diferente de las normas sobre el alcohol, ya que la venta de alcohol a menores también fue castigada, así como el abuso (art. 688 del mismo código), pero sólo cuando era producto de un estado de "embriaguez molestosa" (es decir, de molestia para los demás). Por supuesto, la situación social y la difusión de las drogas eran, en la primera mitad del siglo pasado, muy diferentes de las actuales. Sin embargo, el modelo de la intervención institucional representó - incluso en las sociedades autoritarias y paternalistas - exactamente el contrario a la intervención punitiva.

La perspectiva prohibicionista es también, aunque históricamente, una estrategia de contención, que debe ser evaluada, al igual que cualquier otra estrategia, sobre la base de los resultados obtenidos en términos de protección de derechos individuales y de la seguridad pública. Los resultados de esta evaluación, como se ha dicho antes, son visibles para todo el mundo: la prohibición ha fracasado totalmente en ambas áreas. Todavía seguimos como si no fuera así, y en todo caso, asistimos a veces hasta el renacimiento de la prohibición y nuevos tipos de castigo o intervenciones paradójicas, como la introducción de una especie de inédito "derecho penal de la apariencia".

El artículo 73, por comas 1 bis, letra a, del texto único de drogas, modificado por la ley número 49/2006, como cuestión de hecho, prevé la punibilidad de la posesión (y conductas similares) de "sustancias estupefacientes o psicotrópicas que, debido a la cantidad, las formas de presentación o de otras circunstancias, no parecen ir destinadas a un uso exclusivamente personal ». Así, la relevancia penal del acto está relacionado con la aparición, ya no con los hechos.

Este enfoque parte, en sentido estricto, de un prejuicio completamente ideológico, centrado en la ideología del bien y el mal, donde "el mal" consiste en las drogas y su uso. No hace falta decir que dentro de esta contraposición no hay lugar ni para la evaluación de los resultados para las personas, anuladas en su subjetividad y dignidad y reducidas a actores de fondo en una cruzada, sin caras ni almas. El brazo armado de esta guerra ideológica es la represión penal, basada a su vez en el supuesto, tan falaz como tranquilizante, que prohibir es un medio para prevenir y que la amenaza y la práctica del castigo determina por sí mismo, de una manera casi automática, la reducción de los comportamientos "desviados" (en este caso, el uso de sustancias).

Si renunciamos a la ideología y nos fijamos en los hechos, por otro lado, la investigación de métodos alternativos de intervención no es una opción sino una necesidad. Esta necesidad tiene el nombre y la perspectiva de la experimentación, es decir, de los métodos de enfoque que no tienen intención de salvar, pero son razonables, sometidos a rigurosas verificaciones y controles, de acuerdo con el enfoque típico de la investigación científica y de la acción social. Eso significa, en términos concretos, en el sector de las drogas, la búsqueda de políticas de "reducción del daño", que es una política de contención de riesgos relacionados con el uso de sustancias psicoactivas a través de intervenciones de diversa índole (del intercambio de jeringuillas al consumo controlado, por mencionar los más conocidos).

Una estrategia pragmática, no un derrotista, también se convertirá, en el transcurso de los próximos años, en una verdadera política social, que anula la opción cultural en la cual se basa la prohibición (la búsqueda de la abstinencia a través del castigo y la exclusión social) y propone una perspectiva inclusiva capaz de determinar y favorecer, por un lado, las opciones individuales responsables (incluyendo, por supuesto, la salida del uso de sustancias) y, por otro lado, el crecimiento del umbral de tolerancia social con respeto al uso de drogas. Las repercusiones inmediatas de la estrategia de las drogas - es importante hacer hincapié en ello - son las personas (en lugar de las sustancias), y dando prioridad a su dignidad y sus derechos, la principal atención del gobierno serán transferidos de la ley penal hacia políticas de salud.

Por Livio Pepino


Livio Pepino ha sido juez en la Corte de Casacióny miembro del Corte Supremo de Jueces, el cuerpo directivo de los jueces italianos, co-director de la revista Narcomafie de Gruppo Abele, una ONG italiana, fiscal general de Torino y autor de varios libros y artículos sobre la mafia, adicción de drogas y estigmatización social.

NOTICIAS DEL SECRETARIADO

El próximo mes una delegación de Encod participará en la reunión anual de la Comisión de Estupefacientes de la ONU y estaremos preparando para UNGASS (ver abajo).





Share |



Comentar este artículo


The European Coalition for Just and Effective Drug Policies, is a pan-European network of currently 150 NGO’s and individual experts involved in the drug issue on a daily base. We are the European section of an International Coalition, which consists of more than 400 NGOs from around the world that have adhered to a Manifesto for Just and Effective Drug Policies (established in 1998). Among our members are organisations of cannabis and other drug users, of health workers, researchers, grassroot activists as well as companies.


Secretariat: Haantjeslei 213 | 2018 Antwerpen | Belgium | Tel: +32 (0)495 122 644 | E-mail: office@encod.org
© Encod.org 2014 :: Design by: Navetrece.com